Ten Fe!

No temas! … acércate al camino de la luz

Inicio de los Mensajes

Querido lector:

Me presento ante ti para decirte cómo es que surgieron los mensajes.

Fue en un día lluvioso del mes octubre, del año 2002 cuando me disponía a salir de viaje cuando nunca imaginé lo que me tenía preparado El Padre. Tome la carretera y me dispuse a ir a un Municipio cerca de mi Ciudad a tomar un curso de superación personal que una prima amablemente me pagó. Dicho curso me preparó a conocerme más y a descubrir cuanto Dios nos ama, me mostraron a perdonar y sacar de dentro todos los rencores y olvidar. Fue un curso de tan solo de 3 días los mismos que le llevo a mi Señor resucitar. Porqué les cuento todo esto porque ahora me lo dicta el Espíritu Bendito de cómo aconteció. Ahí pude librarme de la maleta pesada que cargaba y abrí mi corazón a Dios. El curso de que les hablo no era de ninguna religión solo marcaba el instructor el amor como el perdón nos acercan mas a Dios. Al tercer día del Curso ya para despedirnos los compañeros que ahora eran amigos casi hermanos, nos despedíamos y decíamos que nos pareció y de repente todos comenzaron a decirme con mucha insistencia -Ya no se opere, lo escuchaba de todos y cada uno como me decían confíe en Dios Usted ya está sana pues si perdona olvida y sana. A lo que yo les respondí haciendo alarde de conocer y saber todo callé a cuantos hablaban y dije. “Hey! escuchen todos, gracias por sus intenciones pero la cirugía que me practicarán el martes ya ningún poder sobre la Tierra la para, ya está el Cirujano esperando y todos mis familiares me empujan hacía la plancha”. Todos se quedaron callados a mi sentencia. Nunca imaginé cómo marcaría mi vida dicha sentencia por no conectar mi cerebro con la lengua y por desconocer hasta entonces que aquello que decimos a veces hiere, lastima o molesta a alguien, era domingo entonces.

El lunes por la mañana me disponía a salir a la Ciudad Capital a la operación de Mastectomía Radical Moderada a la que hice alusión al final del curso y cuando menos pensaba que ocurriría pum. choqué; distracción mía? distracción del otro conductor? no lo sé. cuando lo vi frené y  veía como se precipitaba hacía mí. Tuve oportunidad de gritar Porquéeee???    No atinaba a saber de donde había salido, obvio no traía cinturón y vi como mi madre que traía aun lado se precipitó hacia el frente y nada pude hacer para ver como se estrellaba en el parabrisas, a la vez que yo salté hacía el frente y como en cámara lenta sentí cómo mi cráneo se abría y se cerraba por el impacto aseguraría que escuché el crack de mi cabeza. Después.mamá y una Tía salieron del carro y comenzó todo a sucederse como lentamente.

Mi mamá me gritó baja Hija bájate ya y se tocaba la frente. Corrí hacia los brazos que me extendía sin hacer el intento de salir por la puerta del conductor me salí por donde mi madre me gritaba salte ya. Salí la abrace y pregunté ¿como estas?, Bien dijo, volteé a ver a mi Tía, estaba bien y corrí a ver al conductor del otro vehículo que se atravesó a mi paso y le dije a ella estas bien?  Y respondió -te vi que venías y pensé que me habías visto y aceleré. Yo solo atiné a decirle pero estas bien? Si dijo ella con las manos en sus bolsillos. Y dije está asegurado el carro no te preocupes.

Me encamine a la banqueta y un señor nos tomo de la mano y dijo venga siéntese, me senté y pregunté a Él parece un Ángel Él me dijo soy del Espíritu Santo. (Me conmovió) Y pude mirar alrededor mío era increíble ahora que se los cuento estaba en ese lugar a esa precisa hora todo el cuerpo de auxilio, bomberos, cruz roja, Transito y hasta el ministerio Público sin contar con el buen samaritano del Espíritu Santo. Un teléfono público delante de mí, le hable a mi hermano para que acudiera. Ni una gota de sangre por fuera pero sentí como algo caliente recorrió mi cráneo por dentro y comencé a marearme, dije a mi mamá me siento mal  y dije vamos a la ambulancia,  mi abdomen se tensó como colapsado me dolía y sentía que me desmayaba la ambulancia arrancó y mi mamá me decía aguanta hija aguanta, y rezaba tantas cosas que su voz comenzó a alejarse y de pronto escuché:

“H I L D A  .  .  . Y A   E S   HORA”

Comprendí que se trataba del Padre, sabía que era Dios en Jesús su voz grave en su sentir, era una voz que me llamó, masculina cálida pero vuelvo a decir grave en su contenido. A lo que “Bendito sea Dios” mi Alma pienso me ayudó. comencé a pedir tiempo -No aún dije-Padre mío no me lleves aún, no tengo nada que ofrecerte mis manos están vacías, mi hija me necesita aún no termina de estudiar. Déjame por mas tiempo Señor te prometo propagar tu palabra, déjame más tiempo.

Llegué al hospital mi presión fue 40/20 el Doctor preguntó está embarazada? Pues por el impacto mis órganos duros contra la pared abdominal abultada se veían. Veía los rostros de las enfermeras y el Doctor que me hacía pruebas me picaba en los pies y no sentía, me auscultaba y decía mueva su pie, su mano, su brazo y nada respondía no sentía entonces comencé a sentir que me iba de nuevo y solo atine a decir a una Tía la que venía en el carro al momento de chocar, Tía te encargo a mi hija. Y entonces comencé a rezar no se de donde venían las palabras no lo sé pienso que mi alma o mi Ángel Guardián repetía con insistencia Ven Espíritu Santo Ven, Ven Espíritu Santo Ven Sáname, Sáname, opérame para ti no hay imposibles Señor Dios Sáname por o que mas quieras, opérame Señor envía tu Santo Espíritu Paráclito y Sáname.

Fue cuando sentí como me invadía desde arriba de mi cabeza un calorcito como entumecedor me recorrió hasta llegar a mis pies así como llegó comenzó a desvanecerse de los pies a la cabeza. Me llevaron a realizarme una tomografía y Radiografías y estudios varios. Desperté en el cuarto de Hospital con mi familia, vi a mi hija que me abrazó llorando y yo sentía mucha felicidad, abundante energía. Entró en Neurólogo junto con otro Médico con caras de extrañeza y pregunte a él ¿Que pasa Doctor?.

Titubeó al decirme no lo sé. “Es muy raro pareciera que tiene una pequeña lesión en el cerebro pero. no es para que estuviera así” y me señaló con su dedo.

Bendito sea Dios no necesité de ninguna cirugía y al día siguiente salí ilesa.

La tan citada operación se llevaría quince días después.

Moraleja:

Nunca grites a los vientos cuanto desconoces que hay.

Pienso que la sentencia que dije NO HAY PODER SOBRE LA TIERRA QUE PARE ESTA OPERACIÓN fue temeraria. Quién provocó el accidente no lo sé. Lo que sé con seguridad es que estaba presente mi Dios para salvarme, pues los cuerpos de auxilio se dieron cita el mismo día y a la misma hora en ese mismo lugar. De ahí me operaron para cortar un tumor canceroso y recibí un año de tratamientos quimioterápicos y de radiología junto con un medicamento nuevo HERCEPTIN, y aprovechaba para contar mi testimonio a cuantas personas se dejaban en el hospital y para darles esperanza de que en verdad existe Dios y nos espera.

Al año me acordé de mi promesa al Padre y le hice esta oración:

28 de octubre del 2003.

“Gracias Padre mío, hoy me demuestras tu gran poder hoy cumplo un año de haber chocado con mi “ka” y hoy hace un año volví a nacer. Te doy gracias Padre mío, Dios Todopoderoso porque a mis 40 años apenas estoy comprendiendo tu amor de Padre, siento el calor de tu amor, y he comprendido que a través del perdón se llega al amor de Dios. A tu Amor Divino. Yo pecadora cabeza dura no me he entregado a ti completamente de corazón ahora en este día y para marcarlo pues hoy comienzan también los Rosarios de la Virgen te pido señor Padre Misericordioso que me acojas en tus brazos como una oveja perdida que regresa a su pradera señor Padre Santo Omnipotente recíbeme en tu Reino Señor haz de mí según tu voluntad Padre mío. Dame un corazón misericordioso, amoroso, un corazón sin rencores, ni egoísmos, un corazón puro que solo esté dedicado a la oración y al bien del prójimo. Aleja de mí señor a los espíritus impíos, sucios, de adivinación. En cambio Padre mío sigue bendiciéndome con el espíritu de amor, con el Espíritu Santo, de tu hijo Jesucristo, dame el don de sanación señor que yo en tu nombre limpie almas, espíritus, cuerpo y mente. Señor Padre Todopoderoso el alfa y omega la luz divina. Gracias, gracias, gracias. Me pongo en tus benditas y divinas manos señor (pedí a Madre María Virgen sus palabras que dijo un día) haz de mí según tu palabra. Ayúdame Padre quítame la iniquidad, dame paz en mi alma ayúdame a perdonar ayúdame a sanar del espíritu, del alma Padre soy tuya por siempre, gracias.

Hilda Esther.”

Todavía por esos meses caminé sin acercarme tanto a la Iglesia (soy Católica y mi familia lo ha sido siempre), y esos meses seguí trabajando como de costumbre solo un bello y pequeño detalle marcaba mis días, en un momento menos esperado en la oficina traía yo un lápiz y una hoja en la mano y no sabía porqué. Hasta que un día me disponía a dejar la oficina, tome mi bolsa y las llaves y sale. una hoja blanca en imano izquierda y un lápiz  en la derecha entonces me decidí . . . me senté y dije “que pasa. que es? Y tome el lápiz suavemente a lo que se movió mi mano y escribió en la hoja el lápiz solo detenido por mí. aquí estamos. Solté el lápiz y me dirigí a mi casa; Después se sucedieron los días y los mensajes que a continuación leerán.

¿Porque lo hago?

Al principio por cumplir mi promesa al Padre. Ahora por amor a mis semejantes, a ti, a Dios en su Trinidad, a María Virgen Madre Conciliadora.

¿Mi deseo?

Que los mensajes les llenen de luz y felicidad.


About The Author

Administrador del Sitio Ten Fe! Mandenos sus colaboraciones a administrador@tenfe.org.

Comentarios

Responder

Debe ingresar para comentar.