27 de abril del 2021

27 de abril del 2021

Ciudad Valles, San Luis Potosí a 27 de abril del Año del Señor 2021.

Buenos días hijita soy María tu madrecita del Cielo.

Abocaos a los mensajes que muchos tengan la posibilidad de leerlos. Nunca sobra un buen consejo de esta su Madre del Cielo. Les pido oren, oren siempre que puedan. La oración los hará libres y caminaran más parejo.

Dios en su eterno abrazo los salva de precipitarse al vacío. Siempre en su encuentro con él participaran de un nuevo comienzo.

Ustedes van en camino a la Gloria del Padre y pasan por veredas llanas y pantanos en veces. A todos y cada uno se les a presentado un paisaje no muy halagüeño y no por eso dan vuelta, como buenos hijos valientes y perseverantes atraviesan las grietas, los dolores con ayuda de Padre Dios.

¿Quién va a juzgarlos? El que tiene el peso para poder juzgarles es Dios y su Misericordia infinita es.

Se preguntan ¿Cuál es el camino correcto? Y yo les respondo desde mi más humilde vivencia.

El camino verdadero es aquel donde se dice verdad, el camino verdadero no conoce de mentiras o verdades disfrazadas ni falsos testimonios.

Cuando vas por el camino seguro te habrás de encontrar con personas que ya vienen, que ya fueron; y te contaran, más tendrás que recorrer tú mismo el camino para que lo contemples y así sacar las conclusiones al caso. Porque si alguno te dice_ regresa, por ahí no es date la vuelta_ y te enreda entonces si te habrás de meter en un lío.

La gente descreída es, y pronta a la respuesta en veces no piensan, cuando ya han tirado la manzana.

Miren bien que sus pies vayan a buen paso al paso del Buen Pastor.

Unos dirán _por ahí no porque duele_ y huyen del dolor. Pero las penas en ocasiones te dan más ánimo o coraje de seguir, porque en ocasiones tienes que enfrentarte al dolor de haber perdido para ganar lo logrado.

Hijos míos de mi corazón inmolado por la pena cuando bajaron a mi hijo de la Cruz, yo les comprendo su sufrimiento. Lo que puedo aportarles es que Dios no les abandona, pidan a Él sus consuelos.

Llueve ya sobre ustedes las bendiciones que envía nuestro Padre y Señor de todos.

Efectivamente la voz del Señor se escucha en muchas cabezas, que en su infinito amor Dios les envía para salvación de muchos.

Dios no es perecedero. Dios se renueva constantemente y así mismo lo que envía a deciros.

Los Profetas Mayores nunca pasaran de moda, pero ya entonces vivían quienes escuchaban la Palabra de Padre en sus escuchas del Alma.

Yahvé a anunciado siempre sus planes, sus advertencias sino cambian, sus regalos a quien, a hallado Gracia ante él, a sus ojos.

No se porqué se espantan algunos con la idea de que Dios aún hoy se declare a sus hijos por el mundo.

No se espanten mejor procúrense en el camino de salvación.

-A el Alba te vi venir, Amado Dios, pedazo de Cielo Bien mío Amado de mi Alma-

Les ama María Virgen y Madre.

Id en Paz

 

 

 

Compartir en mis redes 🤩

Deja una respuesta